Culpabilidad y preocupación: vivimos atrapados y encadenados a estas inútiles emociones

La culpabilidad está relacionada con el pasado, la preocupación con el futuro y son quizá las dos formas más comunes e inútiles de angustia en nuestro día a día. Con la culpa, te fijas en sucesos pasados, te sientes muchas veces impotente, abatido o molesto por algo que dijiste o hiciste e inviertes tus momentos presentes afligido por comportamientos pasados.

Con la preocupación gastas el valioso presente obsesionándote por algún suceso futuro, te pasas el rato elucubrando el devenir. Mires atrás o adelante, el resultado es el mismo: estás malgastando el momento presente. Despilfarras tus momentos presentes al estar paralizado a causa de un comportamiento o suceso pasado, mientras que la preocupación es el mecanismo que te mantiene inmovilizado ahora por algo que está en el futuro y que muy a menudo es algo sobre lo que no tienes ningún tipo control. Podrás ver esto con claridad, si tratas de pensar en ti mismo como sintiéndote culpable de algo que aún no ha sucedido. 

La culpabilidad no es sólo una preocupación por el pasado; es la inmovilización del momento presente en aras de un suceso del pasado y es de lo más inútil. Es de lejos la que despilfarra mayor cantidad de energía emocional. ¿Por qué? Porque, por definición,  eres prisionero, quedas inmovilizado en el presente por algo que ya pasó. Y no existe culpabilidad por grande que sea, que pueda cambiar la historia. Es lo que hay, no puedes cambiar el pasado.

La culpa es una reacción a normas que te fueron impuestas y por las que aún estás tratando de complacer a alguna ausente figura de autoridad, o como resultado de tus esfuerzos por vivir a la altura de normas autoimpuestas, que realmente no te convencen, o como autoexigencias y sientes que debes de vivir con ellas. En todo caso, se trata de comportamientos estúpidos y lo que es más importante, inútiles. Puedes seguir lamentándote hasta el fin de tus días, pensando en lo malo que has sido, lo culpable que te sientes, lo mal que has hecho las cosas, y ni la más pequeña carga de culpa podrá hacer algo para rectificar ese comportamiento. 

Se acabó tu culpabilidad, sea ésta una tentativa de cambiar la historia, de desear que las cosas no fueran como son. Pero la historia es así y tú no puedes hacer nada al respecto. Personalmente creo que una combinación bien equilibrada de trabajo interior, honesta reflexión, humor y confianza en sí mismo son los ingredientes que se necesitan para vivir una vida eficiente, acorde a lo que somos aquí y ahora: eres responsable de tu infelicidad, tú, nadie más.

Puedes empezar a cambiar tu actitud respecto a las cosas que te producen culpa y preocupación. En nuestra cultura hay muchos pensamiento y  actitudes puritanas, eso de “vive y deja vivir” no se estila mucho, y es por ello que muchas de tus propias reacciones de culpa (autoimpuestas) podrían encontrar su origen en éste tipo de pensamientos. Has aprendido a satisfacer a los demás, no a satisfacer tus propios gustos, o tus propios deseos, anhelos, ideales, o que no debes disfrutar de esto, ni de aquello por si es pecado, o porque eso no se hace, o porque es malo, o por si… inserta aquí lo que sea que pienses o sientas. Sí, los mensajes “represores” son muy comunes en nuestra cultura, la culpa que sientes cuando haces algo que va en contra de lo que te han inculcado, es autoimpuesta y tiene una fuerte base cultural, y así, con todo.

Acéptate. No necesitas la aprobación de nadie. Reconsidera tu sistema de valores. ¡No hay de qué preocuparse! ¡Absolutamente nada! 

Puedes pasarte el resto de tu vida, empezando ahora mismo, preocupándote por el futuro y por mucho que te preocupes, no cambiarás nada y no debes sentirte culpable por ello. Sobre la preocupación solo diré: deja de preocuparte ¡ocúpate! Mientras sigas preocupándote, no te ocupas, no hay mas.

¿Hasta cuándo vas a sentirte culpable? 

¿Hasta cuándo vas a castigarte por ello?

¿Hasta cuándo vas a seguir preocupándote?

Vive. Ama. Ríe. Ocúpate. Haz. Presente. Ahora.

Gracias. Gracias. Gracias. 

kintsugi

Todos tenemos grietas

Todos tenemos grietas «La perfección es una pulida colección de errores» (Mario Benedetti) Todos tenemos grietas, heridas en nuestro corazón que no hacen más que demostrar que hemos vivido, amado y sufrido. Hemos hecho las cosas bien, pero también mal. Hemos aprendido, hemos avanzado. Esas grietas no son negativas, todo lo contrario, enriquecen nuestra vida....
Continue Reading

Desarrollo transpersonal

Acompañar al otro Acompañar el camino del desarrollo transpersonal, sirve para hacer un viaje inteligente y amoroso al interior del otro, algo que hemos llegado a titular como el turismo iniciático del futuro, el turismo del alma humana. Algo estrictamente necesario. En realidad, los insospechados episodios que en nuestras consultas acompañamos no sólo nos señalan...
Continue Reading
sentir

La permanencia de la impermanencia

La permanencia de la impermanencia Estamos perdiendo el deseo de vivir, estamos aburridos, ¿por qué no nos permitimos colorear nuestra vida?… los colores están creados, usémoslos. Vivimos en constante prohibición, aburridos, muertos.  No nos permitimos recibir los estímulos, ponemos corazas, levantamos muros. No nos permitimos ser espontáneos, ayudaría, pero esto tampoco nos lo permitimos. Literalmente....
Continue Reading
silencio ley de hielo

Silencio selectivo en la pareja

Silencio selectivo en la pareja- la ley del hielo llaman a este comportamiento Pongamos un poco de luz sobre este tipo de comportamiento, hablemos de la ley del hielo. ¿Qué es? Pues es una forma de abuso difícil de identificar como tal, pues no comporta violencia directa, eso sí, conviene poder identificarla y sobre todo,...
Continue Reading
comunicación

¿Por qué es tan difícil la comunicación?

No es sólo difícil, a veces es imposible, es verdaderamente un milagro que suceda, porque somos diferentes, las experiencias pasadas los conocimientos de cada uno son diferentes, las personalidades son diferentes. Son mundos que hablan «idiomas» distintas.  Sólo en relaciones de máxima confianza y con un conocimiento mutuo brutal pueden comunicarse incluso sin palabras, solo...
Continue Reading
sentir da sentido

Sentir da sentido

Sentir da sentido, da vida La vida no nos pide mucho, solo que la vivamos, que sintamos. Disfrutar del placentero devenir donde se halla la vida misma. Ese sentir da sentido a todo, inclusive a las desagradables situaciones. Pude con todo, siempre, aún en las más complejas e inverosímiles circunstancias, salí haciendo caso a mi...
Continue Reading

Autonomía

¿Y tú, gozas de tu autonomía? ¿O estás sometido a los deseos y manipulación de otros?
Continue Reading

¿Eres una oveja negra?

Y es posible que este tipo de hermosa alma seas tú, no sufras, haces una labor impagable por ti mismo y por todos los tuyos, por los que te precedieron y por los que vendrán. Gracias, gracias, gracias por ser una oveja negra, somos los que cambiamos en silencio algunas cosas. No te avergüences, sigue,...
Continue Reading
no es casualidad

No es casualidad

No es casualidad Nadie aparece en tu vida por accidente. No es una mera casualidad. Ese primer contacto no fue casualidad, ese encuentro en el que saltan chispas, ese intercambio de miradas, ese saludo, esa química inexplicable, tenía que suceder. Es como si la conocieras de toda la vida. Puedes pensar «podría haberme enamorado de...
Continue Reading
1 2 3 12
About the author

5 Responses
    1. ajajaja fíjate, cada uno resuena con algo que lee… y básicamente es lo que más falta le hace.

      Fuerte abrazo querida.

    1. Muy buenas.

      Es algo que abunda… no vemos eso, miramos mas allá, sin ocuparnos de lo necesario, sin ocuparnos de nosotros mismos.

      Ánimo, suerte.

      Fuerte abrazo y gracias por leerme.

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: