buscar la verdad

¿Qué es verdad? ya como pregunta pragmática

Yo no lo sé. Todos tenemos la enorme habilidad de engañarnos. De mentirnos. De ponernos mil y una  excusas (o las que hagan falta) con tal de no enfrentarnos a la verdad. Los humanos, por ende, funcionamos como máquinas perfectas, sí y también lo somos para autoengañarnos con tal de no salir de la zona de (falso) confort. Nos embarcamos en cosas que no acabamos. Iniciamos procesos pensando que será fácil, mejor dicho y siendo honestos, no nos esforzamos nada en hacer el proceso. Deseamos y esperamos que otros lo hagan por nosotros, y así no es.

La verdad duele

Quizás sea por eso. Duele que nos digan qué somos un desastre. Duele que nos digan que seguimos en el rol niño. Duele, porque no tenemos ni pizca de gana, ni voluntad de cambiar, estamos cómodos allí reclamando, desde el lado niño. Pero oye, allá cada uno, el mundo te romperá el corazón todas las veces que tú le des permiso, eso está garantizado. Hasta que no seas consciente con antelación de lo que te espera, seguirás engañándote. Vendrán injusticias, dolor, pero hay que afrontarlo todo, poner limites y seguir adelante. Aunque tengas el corazón hecho trizas, tendrás que volver a confiar y seguir, esa es la parte más difícil. Te caes, te levantas, te vuelves a caer. Así es la vida. Eso es vivir. Es Vida. El aprendizaje se adquiere con el sufrimiento, con el dolor, con los golpes, con las caídas, con las lecciones, con las hostias a mano abierta que nos dan, ya sabes, lo digo mucho, si no aprendes, todo se repite, hasta que te mires de verdad y con verdad, muevas el culo e integres los aprendizajes.  

Trata de ser feliz y estar en paz

Recorre tu camino de vida con honestidad. Que no te avergüences de ti mismo pasados los años. Carecemos de muchas cosas, sobre todo de herramientas que nos faciliten la vida, que hagan que nuestra existencia sea más llevadera, que no sea tan compleja. Bastante nos complicamos nosotros mismos y los demás (por descontado) se esmeran en sumar cada día su granito para sacarnos de plano sin pestañear. En nosotros está vernos, averiguar en qué punto y como estamos, y sobre todo y por encima de todo, evaluar si estamos o no en un estado optimo. Las personas fuertes no son aquellas que vencen, sino aquellas que no se rinden, por lo tanto, no tires la toalla, puedes ser mejor, puedes ser de verdad, dejando de lado todos los personajes que te has inventando por el camino: el de amigo gracioso, hijo perfecto de mamá y de papá, marido o mujer fatal, encabronada, jefe cabrón, empresario de éxito, colega de senderismo ideal, gran runner, vecino pasota, sábelo todo, etc., etc., etc…. tantos y tantos roles que adoptamos por y  para  agradar a los demás y para ser aceptados,  uff y no quedarnos apartados del restom  que nos hagan casito… vamos, en este plan, en ningún sitio somos auténticos, de verdad. 

Caminos

La mayoría de las veces no necesitamos un nuevo camino, solo necesitamos una nueva forma de caminar, ahí puede residir la verdad. Los caminos nuevos son necesarios, pero no los tomes por obligación o porque te obligan a salirte del mismo, sin haberlo recorrido desde la verdad. A veces, solo se trata de cambiar de perspectiva, de punto de vista y todo se modifica. Otras veces se puede tratar de un error, de una equivocación, de una percepción errónea. Con la verdad lo sabrás. Evalúa. Mira. Sopesa. Y sigue. No te rindas. Si te has rendido has perdido. Te has perdido otra vez. Esa es la verdad. Pierdes. Y perder a veces tiene un coste elevadísimo. 

Hay herramientas para salir adelante

El desarrollo personal, desde la autoevaluación honesta, desde la verdad, puede aportar mucha luz. El mindfulness, aporta paz, sosiego, calma, tan necesarias en estados de crisis. La meditación igual, equilibra, calma, apacigua. Hay tantas y tantas cosas que puedes hacer por ti, tantísimas, pero hay que hacerlo, solas no se hacen. No hay milagros, es un trabajo continuo, nunca acaba, yo llevo más de 12 años ocupándome de mi conscientemente, d o c e  años con sus días y noches, con su dolor, sufrimiento, lágrimas, contención, noches oscuras del alma. Comprimiendo 1y expandiendo mi dolor, mi alma, mi mente y mi corazón a limites insospechados. Si te dicen que vas a salir de tal o cual trauma sin dolor y sin esfuerzo, es que no vas a llegar ni por el forro al fondo de tu problema. Aliviarás el sufrimiento, lo mirarás de lejos, pero no profundizarás en él. Hacer esto duele, rasga, te hace pensar, evaluar, reflexionar, analizar, cuestionar y cuestionarte, te cambia de raíz, llegas a tu esencia. Si pasas de puntillas, volverá el dolor, sin duda. Mirar el dolor y el sufrimiento propio requiere de voluntad de cambio, de honestidad. Se puede cambiar, lo sé. ¡Mírate al espejo y pregúntate si quieres cambiar, no si puedes, poder puedes, lo sé, lo he comprobado (en multitud de ocasiones), si quieres! Mirar la verdad de frente, es doloroso, pero es tan reparador… Hazte la pregunta y ¡cuéntame!

Comparte este contenido
About the author

2 Responses
  1. Adriana

    Preciosa Anca,
    Pues… te cuento que sigo en mi camino pero caminando mucho mejor!!!
    Aceptación y ritmo -cada uno tiene el suyo-.
    Muchas gracias!!! … Por todo
    Besos y mejor semana
    Adriana

    1. Mi querida Adriana, todos vamos a nuestro ritmo, mientras no dejes de hacer cosas, todo en orden… fuerte y hondo abrazo. Se te quiere.

      A.

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: